¿Prensa de pago?

7 Abr

La red se define por el acceso libre a la información, la universalidad y lo cercano, la ruptura de la barrera temporal y espacial, y la posibilidad de compartir y de generar comunidades virtuales que enriquecen los contenidos. Plantear una prensa de pago online, imponer restricciones a un medio que se caracteriza por lo contrario es condicionarlo con medidas tradicionales.

Internet es un campo novedoso, sin explorar y que plantea muchos interrogantes. Por eso mismo, el éxito reside en fórmulas novedosas e innovadoras.

Funcionó así Facebook como red social, la geolocalización, como nueva forma de negocio y promoción, y linkedin, en la red profesional. Proponer medidas tradicionales choca con el imperativo de ingresar en la web y ofrecer un nuevo contenido y una nueva forma de navegación.

Las evoluciones tecnológicas deben ir unidas a progresos estructurales, avanzando con los dos pies y no con uno anclado. El riesgo de fallar siempre es alto, pero si no se intenta no hay posibilidades de progresar y buscar nuevos modelos de mercado.

La crisis del periodismo, tanto coyuntural como estructural, se solucionará con nuevas ideas y planteamientos. Quizás si la prensa de pago fracasa en las ediciones impresas, cabe pensar que también lo hará en la web.

Anuncios

¿Becario?Sólo por unos meses

7 Abr

Estudia una carrera de cinco años, idiomas, formación en medios digitales, audiovisuales  y potencia varias cualidades: polivalencia, curiosidad y ganas de aprender. Coge experiencia y actualízate. Sal a buscar una oferta y adáptate al mercado laboral. Trabaja de becario sin cobrar, o recibe  un sueldo simbólico. Trabaja y no te quejes demasiado, como tú hay miles de estudiantes.

Las empresas contratan a becarios durante tres meses, siempre prorrogables y con aumento previsible del sueldo, pero cuando expiran lo único ampliable es el tiempo que estarás buscando otra entidad, otra oferta y una nueva ilusión.

Las redacciones se llenan de estudiantes o recién licenciados que empiezan a trabajar con ganas e ideas. Si no has puesto el pie en una de ellas antes de terminar la carrera, aún estás al margen de los palos que se lleva una profesión que no está valorada por la sociedad, ni las empresas,  ni la política. La carrera del ‘pinta y colorea’ la llaman tus compañeros de universidad, ‘lo que cualquiera puede hacer’, en la calle y ‘lo que da menos beneficios cuantitativos’, en el mercado laboral. No hay organismos que la regulen, ni opiniones que respalden la necesidad de hacerlo.

¿Qué pueden hacer unos peones que se encuentran al margen de la legalidad, sin derechos laborales, ni buenas perspectivas? Intentar buscar alternativas, moverse en el mundo laboral y no contribuir a rebajar la media de las redacciones, más que el tiempo estipulado, pensar nuevas formas de impulsar el periodismo y no asumir que la única opción laboral es la de ser becario durante una década. Porque ser becario debe ser un mero trámite trimestral que impone la Universidad.

Reacción ante Fukushima

22 Mar

El debate de las nucleares se ha abierto de nuevo tras la catástrofe de Fukushima. Se pone en tela de juicio la seguridad de esta energía y los medios de comunicación llenan sus franjas horarias de locutores y tertulianos que analizan el problema de fondo.

Voces en contra y a favor se cuelan en la Opinión Pública y la agenda política recoge entre sus prioridades estudiar su continuidad. Sin embargo, pasada la primera ola de alerta, todo pasará como canta Víctor Manuel en su canción: “todo pasa nada queda, siempre hay algo más urgente”. Dejará entonces de ser imperiosa la tarea de revisar la vigencia de las nucleares y un nuevo desastre será el encargo de recordarnos que nuestro modelo de  vida insostenible no se podrá mantener eternamente.

El periodista activista medio ambiental, Joaquín Araujo, advierte en la exposición  de la que es comisario, ‘La lucidez de la luz’ que tenemos que ser lúcidos como luz, apagar nuestra estupidez y aprovechar el potencial de las energías renovables.  “Estamos instalados en una extraordinaria comodidad y consideramos sacrosanta la desactivación de nuestro esfuerzo”, advierte.

El primer paso para desactivar nuestra comodidad es centrar esfuerzos en buscar alternativas para cambiar y reconducir el modelo económico actual; dejar de ser adoradores esporádicos de nuestro entorno en situaciones extremas, y asumir la responsabilidad individual que tenemos. Para no lamentar situaciones así, el primer paso es afrontar la necesidad de cambio y ponernos manos a la obra con ello. Cuando se desconecte el debate nuclear, conectar nuestro empeño personal para vivir en armonía con el mundo del que formamos parte.

La necesidad de crear un organismo que regule el oficio del periodismo

14 Mar

Comencé primero de la carrera de Periodismo y Comunicación Audiovisual con la ilusión de poder estudiar lo que siempre había deseado y tanto esfuerzo me había costado conseguir.  Uno de los primeros días de clase, un profesor nos mostró un gráfico en la pantalla situada en la pizarra con las expectativas laborales que tendríamos al finalizar la carrera. El intrusismo laboral rellenaba gran parte de la franja. “Si no sois modelos o tenéis enchufe. Estudiar algo más útil”. Este consejo lo escuché por primera vez en esa clase, pero lo he escuchado en numerosas clases, cursos y seminarios.

Sin embargo, aceptar los consejos y rendirse ante la situación de precariedad laboral de la profesión periodística y el caos reglamentario del oficio no creo que sea la mejor solución. Sí, reclamar la creación de un colegio o estatuto que regule la profesión, exija la titulación para poder ejercer la profesión, se “desarrollen facultades que aseguren la dignidad e independencia profesional, siempre al servicio del derecho del público” y se colegie a los profesionales.

La necesidad de que la información recupere su valor y se pueda desempeñar el oficio con independencia de los poderes políticos y empresariales. Y que la regulación permita que los profesionales estén amparados y protegidos  por las leyes para el correcto ejercicio de su oficio.

Creo que esto es lo que deberíamos perseguir todos los que aspiramos a ser buenos periodistas y a tener un trabajo digno. Luchar por que tanto la calidad educativa, como laboral y legal se imponga en un oficio que está siendo desprestigiado por muchos y sin que las nuevas generaciones hagamos nada para evitarlo.

Participación democrática

28 Feb

Se acercan las elecciones municipales y se espera que la ciudadanía ejerza su derecho democrático y acuda a las urnas a votar a los candidatos políticos que les representen durante los próximos cuatro años. Ya en 2007 el índice de participación se situó en el 66,57% (2,46 puntos menos que en 2003), según datos recogidos por la CAM.

Que no sorprenda a quien acuda a los próximos comicios la escasa participación. Porque para que un ciudadano participe de manera activa en la vida pública debe tener la información necesaria que le permita tomar decisiones sociales, económicas y políticas en su municipio, y no un folleto electoral cada cuatro años. Cierto es que la mayoría de los ausentes no recalan en su escasa cualificación para decidir qué camino debe seguir la ciudad que habitan o sienten que es una convocatoria ajena a su vida diaria.

Emmaul Kant aseguraba que los ciudadanos tienen que atreverse a conocer, a saber y a ser capaces de tomar decisiones por ellos mismos: a salir de la  minoría de edad y vivir conforme a su propio entendimiento.  Este pensamiento ilustrado, aún sigue siendo una necesidad actual. Las personas necesitan saber, conocer y tener la información necesaria y precisa para poder ejercer el derecho de participación y no existe una ley que lo garantice. A pesar de que los programas del PSOE, tanto en 2004 como en 2008, contenían la propuesta  de la Ley  de Acceso a la Información, España se ha convertido en uno de los pocos países europeos que no garantiza el derecho del ciudadano a acceder a la información pública  vulnerando así los  artículos 20.d, 105.b y 10.2 de su Constitución democrática.

A %d blogueros les gusta esto: